EL PUERTO DE VALENCIA, SIN APENAS CAMIONES

Una de las terminales de contenedores del puerto de Valencia durante el paro de la estiba. MÒNICA TORRES

Cerca del 100% de los estibadores secundan la primera jornada de huelga en el recinto valenciano.


El puerto de Valencia ha mostrado hoy lunes, primera jornada de huelga convocada por el colectivo de estibadores, una imagen insólita; apenas había de camiones (de contenedores) por el recinto lo que ha evitado las largas colas que se forman cuando las terminales no funcionan al 100%. Unos 5.000 transportistas transitan habitualmente por el puerto.

Los más de 1.400 estibadores llamados a la huelga en el puerto valenciano, de los primeros de España en tráfico de contenedores, han cumplido los servicios mínimos y detenido su actividad en las tres terminales durante las horas impares. Cerca del 100% ha secundado el paro de hoy.

Los paros han sido convocados por la Coordinadora del Mar, principal sindicato, junto a CC.OO, UGT, CIG y CGT, y a la huelga están convocados 6.150 estibadores portuarios durante varias jornadas después de que el Parlamento español aprobase la reforma del sector tras las exigencias de la Unión Europea.

Un portavoz de la Autoridad Portuaria de Valencia ha destacado que la jornada de huelga se está desarrollando hasta ahora con “absoluta normalidad”; se están cumpliendo los servicios mínimos, que son del 50%, y los estibadores paran su labor a pie de grúa en las horas impares y trabajan las pares. Los siguientes paros serán los próximos 7 y 9 de junio.

Por las carreteras interiores del recinto, transitan los camiones que cargan mercancías que no se transportan por contenedor. Varios furgones de la Policía Nacional se han concentrado cerca de la sede de la Autoridad Portuaria pero no ha habido incidentes. La policía portuaria, situada en las rotondas, apenas ha tenido que intervenir.

Y en la sede de la Sociedad de la Estiba Valenciana (Sevasa), más tranquilidad. Decenas de estibadores portuarios han entrado y salido de la sociedad a lo largo de la mañana, ya sea a tomar un café ya sea a concentrarse en asamblea. No han hecho valoraciones y se han remitido a las declaraciones de la dirección nacional de la coordinadora.

A preguntas de los periodistas, el presidente valenciano Ximo Puig se ha mostrado “francamente preocupado” ante la posibilidad de que la huelga de estibadores pueda “significar un problema en el crecimiento económico”, por lo que ha abogado por un acuerdo entre patronal y sindicatos “lo antes posible”. ,

El presidente de las Cámaras de Comercio de la Comunitat, José Vicente Morata, se ha mostrado confiado en que el conflicto de la estiba se solucione en “un breve plazo”, aunque ha afirmado que las empresas valencianas ya habían empezado a tomar soluciones para evitar las consecuencias de la huelga.

Según Morata, las empresas, se han preparado “para lo que venía” y habían empezado a tomar soluciones, en cuanto al avituallamiento y a las exportaciones, ya que muchas las habían adelantado para evitar los efectos de este conflicto.

El presidente cameral ha reconocido que se trata de un “conflicto grave”, pero cree que puede tener visos de resolverse, ya que ha habido momentos en que “daba la sensación de que se iba a firmar (el acuerdo) y por tanto es una buena predisposición para que al final se llegue a un acuerdo”, ha apuntado.